Primero, lo importante.

Liderazgo RRHH

Si trabajas en oficina o simplemente llevas un ritmo frenético en la vida, es muy probable que confundas lo importante de lo urgente. Por desgracia, es uno de los grandes males de las empresas. Sigue leyendo para saber más.

Si algo he visto cuando he trabajado en las empresas es que todo es urgente. Curiosamente, cuando observo a las personas a mi alrededor, ocurre lo mismo en su estilo de vida. A lo que me lleva a recordar la famosa frase: ¡Lo necesito para ayer!

Esto me lleva a pensar: ¿las personas saben realmente gestionar su tiempo? Y si una cosa es para ayer… ¿para que voy hacerla hoy? Y aquí viene lo importante: entender de prioridades. Para esto, tenemos que pensar: qué queremos y cuáles son los motivos por lo que lo haremos.

Lo urgente, no siempre es importante.

Un ejemplo muy claro que puedo tener son con tareas sencillas de la casa. Si por ejemplo, tienes el cesto de la ropa llena, ¿que es lo que te plantearías?

  • Quizás piensas que debes hacer la colada de manera inmediata. Seguidamente, preocuparla de tenderla sin tener en cuenta otros factores que la inmediatez o urgencia.
  • Por otro lado, prefieres analizar la situación y comprobar si todavía tienes ropa para ponerte. Al ver que tienes ropa, decides que esa tarea es urgente, pero al tener ropa pierde la parte de importancia. Si en esos momentos tienes otras tareas más importantes, puedes dedicarte a ellas.

Puede parecer una tonteria, si elegimos la primera opción existe la posibilidad de que otras tareas importantes queden sin hacer. Esto nos perjudicaría y es muy posible que nos acabemos frustrando si tenemos algún objetivo concreto en la vida (o en la empresa). Eligiendo la segunda, optamos por la gestión de nuestro tiempo.

Es muy normal prestar atención a las tareas urgentes, podemos decir que nos han educado para ello. A través de las escuelas, en la que hay diferentes asignaturas o exámenes, que todas ellas necesitan la misma atención. La verdad es que necesitamos más energía o tiempo para algunas tareas concretas, deberiamos darnos cuenta cuando nos hacemos adultos.

Nos atrae lo urgente, porqué es lo que vivimos en la actualidad. Cuando aplicamos que todo es urgente, lo único que conseguimos es estar ocupados todo el rato: sinónimo de ¿éxito? Lo dudo. Las tareas urgentes suelen ser simples y fácilmente identificables, pero ¿es el camino al que te quieres dirigir?

Vivir el presente esta bien, pero…

A lo largo de mis años he escuchado miles de veces he escuchado Carpe Diem, o sinónimos. Esto, en algunas fases de nuestra vida puede ser interesante pero no es una filosofía absoluta, o almenos no debería serlo. Sin embargo, si nuestra filosofía de vida se basa en la acción del día de hoy, es muy probable que carezcas visión de futuro y puedas sentirte mal en el futuro.

Sea para la vida, o para tu empresa, merece la pena dedicar el tiempo necesario a entender tus objetivos, que pueden cambiar sin problemas. En mi caso, para saber si lo urgente es una distracción, pienso en la situación de mi vida si algo no lo hiciera, o lo mantuviera tal como está. Si no veo grandes cambios reales para conseguir mi objetivo, significa que no es importante. ¿Qué te parece? ¿Tienes algún otro método?

El éxito.

Creo que exponer la empresa Goolge Inc como una empresa éxitosa es un acierto, ¿verdad? Tengo un amor/odio por Google, ya que tiene un gran poder en los medios de comunicación de las TIC, y sus políticas no me convencen. Sin embargo, tengo que valorar el esfuerzo e inversión que han hecho para integrarse en la vida de las personas, el cuál era su primer objetivo.

Google es una empresa que no trabaja sola, ¿te sorprende? Mediante la integración de la vida de todos nosotros (S.O. Android, google maps, gmail, google office…) ha conseguido que «todo el mundo trabaje para ellos», sin darse cuenta. Su poder reside en todas aquellas personas que colaboran, nutriendo de información o creando proyectos conjuntos por el «bien común».

¿Cómo lo han conseguido? Con cooperación. Nos pasamos la vida compitiendo, por puestos de trabajo, por lugares dónde sentarnos, en deportes… en resumen, siempre debemos ser mejores que el resto rápidamente. Pero la realidad, es otra: siempre habrá alguien mejor que tú en algún campo, por lo que necesitas ayuda de otros y otros necesitan ayuda de tí.

Uno de mis grandes aprendizajes cuando tuve mi empresa fue que no puedes hacer las cosas solo, y mira que soy cabezón y lo intenté para observar que no tenía tiempo suficiente para todas las tareas.

Necesitamos personas que viajen en sintonía con nosotros, hacía un objetivo común. Y para definir esta situación me encanta la siguiente frase: «Solo podrás viajar más rápido, pero juntos viajaremos más lejos».

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *