La importancia de las relaciones

RRHH

¿Te sientes desconectado de las personas que estan a tu alrededor? ¿Te sientes solo/a? Bueno, vamos a mirar un poco sobre el sentimiento de pertenencia. ¿Me acompañas?

Si algo me ha fascinado siempre han sido la forma de comunicarse y las relaciones de las personas. Si queremos ir un poco más allá, siempre he estado alucionado por la sociologia y la antropologia: simplemente maravilloso.

El ser humano es social por naturaleza, como hacen los perritos de las praderas. Esta comparación, porque el comportamiento de estos animalitos es muy parecido al nuestro e incluso tienen idioma propia según la manada. Y en ocasiones, nos viene muy bien poder observar la sociedad desde un punto de vista lejano.

La identidad.

Todos nosotros nos identificamos con diferentes valores, adjetivos, gustos, colores… no somos personalidades planas y tendemos a tener un abanico de gustos bastante complejos y variables. Esto son intereses que tenemos, y que compartimos con el resto de la sociedad.

Ahora viene lo fascinante, las redes sociales han multiplicado la interacción y unión de las personas con los mismos intereses sin importar el lugar geográfico y centrándose en temáticas concretas. Por lo que una misma persona, puede estar en varios grupos en los que mantiene un sentimiento de pertenencia y evitar así la sensación de soledad o individualidad. ¡Un gran logro por parte de las redes sociales!

Los beneficios de este sentimiento es el aumento de la autoestima, sentirse mejor con uno mismo al sentirse reconocido. Ahora, todo tiene un lado oscuro. Cuando existe esa aprobación constante es cuando aparece la necesidad de aprobación, que hablaremos en otro tema.

El sentimiento de pertenencia.

Una vez nos encontramos con este sentimiento, puede ser en redes sociales o laborales virtuales y físicas, es cuando la mágia empieza a nacer. Quiero decir, es el momento en el que las personas se aplican en proyectos con objetivos o tienen un mayor desempeño en las tareas que se realizan.

Cuando el único sentimiento de pertenencia se centra en actos egoístas, es bastante díficil que ocurra algo bueno. Sin embargo, cuando nos centramos en un bien común como el reciclaje, cuidado del medioambiente, conscienciación vecinal… aparece un mundo utópico en que las barreras sociales y geográfica desaparecen con el fin de conseguir un propósito a través de la experiencia, tiempo o creatividad de cada uno de los integrantes.

A este proceso se le llama: co-creación. Es algo que las marcas pequeñas pueden aplicar para conseguir grandes resultados en su negocio. Lo fascinante es que los avances y la personalización es increíblemente buena, pero cuidado con los vendehumos que se aprovechan de «falsear» esta sensación de pertenencia para beneficio propio.

Ejemplos de estos movimientos pueden ser el feminismo, ecologismo, antirracismo, movimiento LGTB, anticonsumismo. Estos movimientos tampoco implican que sean verdades absolutas y deben cambiar a través del tiempo para adaptarse a las nuevas situaciones.

También nos podemos centrar en el sentimiento de los migrantes al encontrarse con personas de su lengua materna, nacionalidad, raza, logros, etc.

La experiencia de pertenecer.

Me he encontrado en las dos caras de la moneda: pertenecer a algún lugar y sentirme lejano con todo lo que me rodea. Son dos visiones muy extrañas, pero creo que son necesarias.

Podríamos hacer un doctorado sobre las necesidades humanas, con la pirámide Maslow, para profundizar hasta que punto o en que momento es necesario este sentimiento.

Lo magnífico de sentirse de algún lugar o acogido por los que te rodean es sentirse bien con uno mismo y en sintonía con lo que te rodea. Esto implica que todo se haga fácil y sencillo, en el que uno goza. Puedes sentirte más importante si destacas, también puedes mejorar mucho más fácilmente porque no es un esfuerzo.

Por otro lado, lo increíble de sentirse un extraño es que tienes la oportunidad de aprender nuevos puntos de vista y además entrenar tu pensamiento crítico, muy necesario en los días de hoy. Sales de tu zona de confort, tan de moda que se puso, por el simple hecho de explorar y ver más allá de los pensamientos que te acompañan.

Gracias a estas dos experiencias obtienes una imagen real del mundo, mientras que si no tienes este momento, vivirás en una burbuja en la que solo existe tu visión. Creo que lo mejor, es mezclar estas dos experiencias con el hábito de explorar nuevos lugares como lo haría un aventurero de verdad: en ocasiones necesitarás prepararte y en otras encontrarás guías increíbles con los que entablar relación obteniendo una perscepción de los demás bastante diferente.

La dificultad de no sentirse.

En un mundo cambiante, competitivo… puede ser difícil acogerse este sentimiento. También, la situación de nuestras vidas puede cambiar o nuestros intereses pueden venir de otros países… pero recuerda que gracias a las redes sociales virtuales puedes romper con estos paradigmas.

También recuerda que no eres una persona unidimensional y puedes compartir algunos intereses con las personas físicas y otros intereses con personas virtuales. De esta manera, puedes sentirse cercano con cada una de tus relaciones, sin necesidad de que una relación deba ser afín a ti en todos tus intereses.

¿Qué piensas? ¿Te sientes cercano con tus intereses? ¿Qué intereses tienes y qué estás haciendo para acercarte a los grupos con los que te sientes agusto?

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *