Miedo al amor

RRHH

¿Alguna vez te han hecho ghosting? ¿Has sentido que nunca puedes iniciar una relación cercana? ¿Ha desaparecido de golpe una persona importante? Puede ser por tener miedo al amor. A mí me pasa.

Tener miedo al amor provoca soledad.

Si conoces a alguien con miedo al amor, es muy probable que esta persona se sienta sola profundamente y además evite crear lazos duraderos. Puedo asegurar que se vive con una gran soledad y no acabas de comprender los lazos afectivos por más que intentes acercarte o exponerte.

Esa sensación, hace que todavía te sientas más solo e incomprendido. Por desgracia, afecta a la calidad de vida y te arrastra a estar incomunicado del mundo. Y cuando me refiero a relación, no importa que sea familiar, amistad o romántica… influye en todas ellas.

Lo más curioso es que no es el miedo al amor, es el miedo a lo que el amor provoca en nuestras vidas.

El miedo al amor en pareja.

No se lo deseo a nadie, es muy duro. Si tu pareja lo sufre, vas a necesitar comprensión, tiempo para conseguir que acepte tener miedo a sentirse vulnerable, superar el miedo al compromiso o aceptar la posibilidad de sufrir por amor.

Además, hay que tener en cuenta que se puede sentir la pérdida de la individualidad a través de la pérdida del control de la vida o tener que compartir sentimientos. Estas fueron las amenazas principales que se apoderaban de mis miedos en mi adolescencia.

El miedo al amor extremo.

Es muy normal sentir una pequeña duda, nervios o incluso un pequeño miedo cuando empezamos una relación… ¿Quién no se preocupa al exponerse? Pero quiero ir más allá.

El problema llega cuando este miedo al amor te bloquea e incapacita para llevar adelante cualquier relación. Conocí un caso que fue de los más extremos que puede suceder. Cuando conseguimos acercarnos mutuamente, de repente desapareció, el famoso fenómeno conocido como ghosting. Lo realmente jodido, es que aunque uno sea consciente es un sistema de defensa incontrolable y seguramente habrá mil excusas incoherentes.

Desde entonces, al descubrir la filofobia, soy capaz de comprender un poco mejor lo que pasó aquella vez. Creo que fue una verdadera lástima, despedirme sin comprender porqué había dejado de hablarme. Espero, de todo corazón, que haya podido superarlo y sea feliz.

Los síntomas del miedo al amor.

Si te preguntas si tú, o algún amigo, familiar, conocido, siente este miedo puedes fijarte en:

  • ¿Hay estrés en el momento de experimentar emociones con otra persona?
  • ¿Hay ansiedad con la idea de enamorarse o comenzar una relación íntima con otra persona?
  • ¿Evita el contacto para no tener relaciones cercanas o lazos afectivos?
  • ¿El ritmo cardíaco aumenta y hay sudoración?
  • ¿Problemas de estomago por culpa de los nervios?

Además, se crea una seríe de conductas para alejarse de las relaciones afectivas:

  • Se buscan defectos. Siempre me fije que había una atracción inicial, pero en el momento de la verdad nunca compartiamos ningún interés. En mi caso, hace que tenga una tendencia a relacionarme con personas con un rol narcicista, que no es muy bueno para mi personalidad y resulta una excusa sencilla para abandonar rápidamente.
  • Se aplica enamoramientos platónicos. Creo que está es la que más me reconozco, enamorándome a los 14 años, de manera platónica de una chica de mi colegio. Puedo asegurar que de esta manera nada te va a fallar, pero jamás se hará realidad.
  • Se aplica en relaciones pasajeras. Nunca he planteado una vida entera con la persona que era mi pareja. En muchas ocasiones se quejaban de no mostrar mis «emociones», normalmente vinculadas con «debilidades», aunque nunca compartí esa visión.
  • Crear vínculos con objetos. No sé si será en todos los casos, en mi caso creé un vínculo bastante fuerte con mi motocicleta. Para mí, era el equivalente a mi sentido de individualidad y libertad. Generó bastante problemas en las relaciones.

¿De dónde viene el miedo al amor?

La filofobia radica en traumas del pasado. La mente muestra la respuesta en forma de defensa para anticiparse al dolor sufrido en algún momento de la vida para evitar que vuelve a pasar.

El miedo al amor puede desarrollarse en cualquier momento de nuestras vidas y suele venir de alguna relación fallida en cualquier tema: familia, amistad, romántica… Esto mezcla el sufrimiento con el miedo al fracaso al comenzar una nueva relación, volver a ilusionarte y que se vuelva a romper.

Mis consejos para superarlo.

No puedo decir que lo haya superado al 100%… sigo con un tremendo miedo a la exposición pero estoy dispuesto al sufrimiento. De hecho, en ocasiones creo que demasiado. Así que os lo dejo:

  • Enfrentate al miedo. Todos tenemos nuestros demonios. El mío en concreto lo llamo Darkness. Lleva una vida entera deseando que me una a él, y siempre lo he rechazado para no perder mi parte individual. Todavía hoy, sigo luchando por costumbre por mi individualidad.
  • Haz un diario. Puedes escribir sobre cómo te sientes, como lo notas. Expresarte o incluso «humanizar» esos miedos con forma y rasgos personales. Es muy posible que te ayude a expresarte mejor a las demás personas.
  • Piensa aquí y ahora. Una de las razones por las que he podido superar el miedo, ha sido por no pensar en el futuro con la persona. Solo me planteaba en el «aqui y ahora», y en intentar disfrutar de esos momentos. Pensándolo fríamente, puede ser que inviertas mucha energía porqué podría ser el último día de manera insconciente.
  • Evita hacer juicios. No creas que todas las relaciones son iguales. Permíte la duda y disfruta de lo que puede ofrecer.
  • Comunica tus sentimientos. Puedes utilizar el diario para expresasr a los demás, o permitir a los demás, ver cómo te sientes realmente. Una pequeña cosa para algunos, puede ser una gran montaña para otros… pero no ser consciente si no lo sufren.
  • Busca ayuda profesional. Nunca olvides está posibilidad, pero no escojas cualquiera. Busca alguien con quien sientas una afinidad y te sientas bien. Puede ayudarte velozmente a conseguir metas y mantener el miedo controlado.

Dejo una frase que me encanta:

Recuérdalo todo y superálo. Si no lo superas, siempre serás un niño cuya alma nunca crece.

Cuento «El niño que se alimentaba de pesadillas» de la serie «It’s OK to not be OK»

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *