Así apareció la felicidad

Siempre trabajé duro para conseguir todo aquello que me proponía: una moto deportiva, un coche, una mejor cámara, un trabajo estable… y sin embargo nunca fue suficiente para alcanzar la felicidad. Al empezar simplificar mi vida, comencé a sentir satisfacción. Curioso, ¿verdad?